fbpx
Teléfono

+41 22 870 94 94

Nuestros horarios

Lun-Vie. 8:00-7:00, Sáb. 8:30-1:00.

Centre dentaire Lancy - Control de la ansiedad

No tengas más miedo del dentista.

Control de la ansiedad

¿Quién no conoce esa pequeña punzada en el estómago justo antes de ir al dentista? Entre el ruido de los instrumentos, el miedo a la picadura o el dolor, aproximadamente el 30% de la población afirma sentir aprensión antes de ir al dentista. Para la mayoría de ellos, estos temores se remontan a su infancia. Este temor, hasta ahora ignorado, es una realidad. Las experiencias traumáticas durante la infancia están a veces en el origen de esta fobia, que puede manifestarse con aceleración de los latidos del corazón, sudoración, arcadas, pero también con insomnio la noche anterior a la cita.

Pero la fobia al dentista suele ser un miedo primitivo e inexplicable. El hecho de que el dentista de hoy en día "ya no duela" suele ser de poca ayuda para los afectados por este fenómeno, que a menudo no se toman en serio su ansiedad.

No cuidarse puede tener graves consecuencias en su salud bucodental e incluso en su salud en general. Cada vez son más las personas que afirman sentir aprensión antes de ir al dentista y desean una nueva solución para reducir sus temores durante el tratamiento.

¿Cómo tratar a los pacientes con ansiedad?

En nuestra práctica, ofrecemos métodos de tratamiento especiales que se adaptan a las necesidades de estos pacientes y que han demostrado su valor.

Tenemos dos objetivos al tratar a los pacientes con fobias:

  • Realizar el saneamiento dental del paciente de forma óptima, sin estrés ni ansiedad.
  • Superar el miedo del paciente y eliminarlo definitivamente.

Para lograr este objetivo, llevamos varios años utilizando una estrategia que ha demostrado ser muy eficaz y que se centra en los siguientes temas: fomento de la confianza, ausencia de estimulación, tratamientos suaves y sin estrés, discusión interactiva de las sesiones.

Fomentar la confianza en los pacientes ansiosos

En la mayoría de los casos, las personas que tienen miedo al dentista han tenido una mala experiencia previa con el dolor o la restricción en la consulta del dentista, ya sea de niño o de adulto.
Este miedo también puede deberse a un rasgo de personalidad (temperamento ansioso, hipersensibilidad, trastorno de oposición, TDAH, trastorno del espectro autista, trastorno de ansiedad, etc.). Puede deberse a una discapacidad mental o a un trastorno cognitivo (enfermedad de Alzheimer, etc.).

Se ha demostrado que los pacientes que han experimentado dolor se convierten en pacientes ansiosos. Y que los pacientes ansiosos tienen umbrales de dolor disminuidos, es decir, sienten más dolor que los pacientes no ansiosos.

Por eso es necesario un tratamiento específico, que combine el uso de un anestésico dental local eficaz y el control de la ansiedad, para las personas que tienen miedo al tratamiento dental. Hay diferentes soluciones:

Un enfoque psicológico adaptado, hipnosis médica, fármacos ansiolíticos, sedación por óxido nitroso (o MEOPA), sedación por midazolam o anestesia general. La elección de la modalidad se realiza en función de la edad del paciente, su nivel de ansiedad, su estado dental y su estado de salud.

Reducción de los estímulos que provocan ansiedad

Debido a experiencias pasadas, el consultorio dental representa un lugar de riesgo para el paciente ansioso: por lo tanto, en el Centre Dentaire Chêne-Bourg tomamos las precauciones adecuadas para reducir al mínimo los estímulos que provocan ansiedad y estrés.

En general, todas nuestras oficinas son luminosas, espaciosas y llenas de luz. Se evita el ruido y los olores en la zona de espera.

Nos esforzamos por ser puntuales, reduciendo así al mínimo los tiempos de espera que provocan ansiedad. Tenemos una lectura variada y renovada para distraer al paciente y tranquilizarlo.

Tratamiento suave y sin estrés

Un tratamiento suave y sin estrés debería ser algo normal hoy en día, y no sólo para los pacientes más ansiosos.

La eficacia de la anestesia local ha progresado tanto que los tratamientos dentales, así como las intervenciones más graves, pueden realizarse de forma absolutamente indolora. Una técnica y un equipo de anestesia adaptados a cada paciente, permiten dar resultados rápidos en todos los casos, minimizando al máximo el dolor de la inserción de la aguja.

Nuestro personal está formado en el seguimiento adecuado y el tratamiento "suave", y es lo suficientemente sensible como para reconocer las necesidades del paciente a tiempo, como por ejemplo cuando el paciente quiere tomar un descanso durante el tratamiento o enjuagarse la boca.

tratamientos suaves e indoloros

Técnicas de anestesia en el Centro Dental Chêne-Bourg

La anestesia se administra al paciente antes de la cirugía. Adormece y "congela" los nervios de la parte del cuerpo que se va a operar para que el paciente no sienta ningún dolor. Existen varios tipos de anestesia: local, general o sedación consciente.

gestión de la ansiedad

El primer tipo, la anestesia local, es el más utilizado. En odontología, alivia el dolor de una parte o de toda la boca, pero sin dormir completamente al paciente.

En algunos pacientes más jóvenes o con mayores signos de ansiedad, se suele utilizar la sedación consciente. El paciente recibe óxido nitroso, también conocido como gas de la risa.

Por último, la anestesia general, que es más rara en odontología, provoca una pérdida temporal de la conciencia. Puede recomendarse en determinados casos, como para la extracción de muelas del juicio o en casos de ansiedad extrema.

Los 4 niveles de sedación consciente :

La sedación se define como todos los medios farmacológicos o de otro tipo destinados a garantizar el confort físico y psicológico del paciente, por un lado, y a facilitar los cuidados, por otro.

  1. Sedación mínima: estado inducido por fármacos en el que los pacientes responden normalmente a las órdenes verbales. Aunque la función cognitiva y la coordinación física pueden verse afectadas, los reflejos de las vías respiratorias y las funciones ventilatorias y cardiovasculares no se ven afectadas.
  2. Sedación moderada: depresión de la conciencia inducida por fármacos en la que los pacientes responden deliberadamente a órdenes verbales, solas o con una leve estimulación táctil. No es necesario intervenir para mantener la ventilación. La función cardiovascular suele mantenerse.
  3. Sedación profunda: depresión de la conciencia inducida por fármacos en la que el paciente no puede ser despertado fácilmente pero responde deliberadamente a estímulos repetidos o dolorosos. Los pacientes pueden necesitar ayuda para mantener la ventilación. La función cardiovascular suele mantenerse.
  4. Anestesia general: pérdida de conciencia inducida por fármacos durante la cual los pacientes no pueden ser despertados ni siquiera por estímulos dolorosos. La capacidad de mantener la función ventilatoria de forma independiente suele estar deteriorada. La función cardiovascular puede verse afectada.

Esta clasificación de la sedación se describe de forma esquemática porque en realidad se trata de un proceso continuo en el que la transición de un nivel de sedación a otro sólo depende de la dosis del fármaco utilizado.

Descubra también el tratamiento de la ansiedad en Centro Dental Champel